Ante la obstinación y el desafecto, poesía

 

  Anda nuestra España, convulsa y tensa. Una parte de la piel de toro se ve sojuzgada y oprimida y desea emprender su camino en soliloquio; quiere dar un portazo cual fractura de relación amorosa, la que fue bonita mientras se mantuvo, y ahora se troca desafecta y herida. No es un buen dia. Siento tristeza, mucha tristeza. Pero vendrán tiempos de concordia y reconciliación. No será el dia 2.0, tampoco el 3.0, porque rezumaran todavía jirones, desgarros de  un odio contenido. ¿Porqué?- me pregunto. Pasará un tiempo y se recompondrán las figuras. Otros actores vendrán y hablarán para enderezar el rumbo colectivo.

 

 

  La democracia herida, si,  herida- como se intitulaba el libro de A. Guerra (Espasa 1,997). Falta respeto, falta cariño, se adolece de hombres y mujeres de estado, sobran gruñones y chulipandrias.  Falta querencia. Hay demasiadas autosuficiencias y engreimientos. Y fíjense que todos nos necesitamos. Y me preguntarán ¿porqué estamos así, entonces?. Mi respuesta es simple: por la falta de ideas (llamase ignorancia anudada a la mendacidad)  y exceso de testosterona.

 

 

  ¡Cuántas mentiras se han lanzado impunemente, sin que se contradijera el relato¡. ¿Dónde ha estado la explicación sosegada, mensurada y científica de las personas que conocen nuestra historia? ¿Dónde el debate serio y clarificador para la ciudadania? Pero no podemos contradecirnos a nosotros mismos: los limites nos los damos los propios ciudadanos cuando aprobamos las normas. Y no podemos asaltarlas ni noquearlas. No podemos blandirlas, en lo alto de un mástil, ante el “colectivo”, como un trofeo mofándose de las mismas y de las resoluciones que dictan quienes están legitimados para decir el Derecho. Eso seria el caos.

 

 

  Si, creo que hay una auténtica crisis de las ideas. Hay muchos actores que deben pasar ya a la “reserva” forzada. Máxime en los tiempos que corren en que se ha rebajado considerablemente el nivel de mínimos aceptable. Nos quedan tantas cosas por hacer, que parece absurdo y ridículo que todo pueda girar entorno a conformar un lar en un espacio diferente, para mirarse el obligo y, acto seguido, decirse: “¡ah, es mío!”. Una nimiez en el océanos de problemas que nos circundan. Cuando todo se proyecta en un mundo global, cuando somos más fuertes desde el colectivo, nos viene la «unicidad», una visión alicorta de la vida.  Cuando el Estado social está siendo zarandeado y vilipendiado, se nos machaca con el ombliguismo político y cortedad en las alas. Remontad el vuelo, largo y fuerte –nos dirán quienes han vivido esta historia alguna vez.

 

 

  Ante la injusticia y la intolerancia, debemos responder con poesía. Miguel Hernández, en su libro “El hombre acecha” (1939) blandía el corazón de la esperanza en tiempos de la sinrazón cainita. Nos decia: “El odio se amortigua detrás de la ventana/. Será la garra suave/. Dejadme la esperanza”. Pedimos eso, que no nos arrebaten la esperanza.

 

 

 JUSTO GIL SANCHEZ

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

LA PRENSA




SERVICIO PUBLICO

TELEFONOS DE INTERES

Ayuntamiento

96 570 01 01

96 570 03 26

Centro de Salud

96 570 01 28

Cruz Roja

96 678 12 22

Telefono del Mayor 

900 10 00 11

Policia Local

96 678 33 86

96 678 16 26

Guardia Civil

96 570 01 28

Bomberos

96 678 22 85

Urgencias

112

Farmacias de guardia en Almoradí


Cita previa Seguridad Social


D.N.I. y Pasaporte

Selecciona tu idioma en el icono siguiente

You can read "Almoradi Socialists" in your language.
 

Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.
Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.