Retazos de nuestra reciente historia constitucional

 

Conviene que nunca olvidemos. La memoria es como la grabadora en imagen del intrincado camino de nuestras vidas. El proceso constituyente ya lo vivimos los españoles. Y falta tan sólo la reforma constitucional, no un nuevo proceso en que se cuestione todo. En 1977 se decidió que el número de componentes de la Ponencia constitucional fueran siete: a UCD le correspondía tres miembros; en realidad, esa exigencia derivaba y estaba motivada, entre otras razones, porque estuvieran representados las tres grandes tendencias que reforzaban la coalición, luego reconvertido en partido. Otros dos corresponderían al PSOE, uno para Alianza Popular (AP) y otro para el Partido Comunista (PCE). Se expuso que dejar fuera de la Ponencia a los representantes del nacionalismo vasco y catalán, era un craso error que podría lamentarse. Como UCD no se movía un ápice en el número de ponentes, el PSOE, con gran sentido de la responsabilidad y del Estado, cedió uno de sus puestos al nacionalismo catalán (Roca Junyent). En principio, por el PSOE, los dos miembros que la iban a conformar serían Peces Barba y Alfonso Guerra. Este entendió que debía de ser él quien cediera su puesto a favor de Gregorio, sabedor del extenso conocimiento jurídico de éste último profesor. Este es el motivo que Guerra no fuera uno de los “padres” de la Constitución, aunque, si, con Fernando Abril, muñidor de los avances del texto cuando barrancaba en muchos momentos.

 

 

 En un momento previo, Suárez pretendió que la redacción de la CE tuviera un origen extraparlamentario con una aprobación a posteriori de las Cortes. Defendió, en un lapso determinado, que fueran Landelino Lavilla y Miguel Herrero quienes “redactaran” el borrador de texto inicial para ser debatido, después, en el Congreso. Posteriormente creyó que el borrador de texto constitucional debiera ser elaborado por una “comisión de expertos” que no tuvieran significación política. Duró poco esa reflexión propia del contexto, y de que todo era nuevo para todos. Desde el principal partido de la oposición se le dijo a Suárez que no, que deberían ser las Cámaras las que debían de engendrar el texto constitucional. Por tal motivo, se acordó que se conformara la Ponencia que debía elaborar el anteproyecto, la Comisión y el Pleno, tanto de la Cámara Alta como Baja. Y las discrepancias entre una cámara y otra serían resueltas por una Comisión Mixta, de consuno. Y este debía de ser el iter por el que habría de transitar el tan ansiado texto constitucional. Así lo refiere Alfonso Guerra en su libro de memorias (1940-1982) Cuando el tiempo nos alcanza ( Espasa, 2004).

 

 

Finiquitado el texto de la Ponencia y comenzado el debate en el seno de la Comisión Constitucional, que presidía don Emilio Attard, valenciano, se atisbó una conjunción de ideas entre UCD y AP que hacia que las enmiendas que proponían los partidos de oposición, por la exigua diferencia de poco más de un voto, fueran rechazadas. En consecuencia, en este primer desarrollo-debate del texto constitucional daba la impresión que había un acompasamiento mimético entre las dos opciones centrista (UCD) y conservadora (AP). Alfonso Guerra –genio y figura donde los haya, con conocimiento exhaustivo del periodo de Transición- contactó con Fernando Abril, mano derecha de Suárez, para afearle que ese no era el camino para conformar una Constitución de todos, no de media España sobre la otra media, rememorándole el constitucionalismo histórico vivido y sus derivadas. Esto tuvo – como con la previa salida del ponente socialista por el art. 27 CE (derecho a la educación) - un efecto taumatúrgico, porque apartir de este momento son las dos grandes formaciones políticas las que reman para conseguir la orilla – aun con las lógicas cesiones mutuas-,   escenificando y materializando a la postre que la norma o pacto de convivencia se habría de sustentar sobre las espaldas de UCD y PSOE, básicamente. Lo que no es óbice para reconocer el papel también estelar del PCE y de su secretario general.

 

 

Justo Gil Sánchez

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

LA PRENSA




SERVICIO PUBLICO

TELEFONOS DE INTERES

Ayuntamiento

96 570 01 01

96 570 03 26

Centro de Salud

96 570 01 28

Cruz Roja

96 678 12 22

Telefono del Mayor 

900 10 00 11

Policia Local

96 678 33 86

96 678 16 26

Guardia Civil

96 570 01 28

Bomberos

96 678 22 85

Urgencias

112

Farmacias de guardia en Almoradí


Cita previa Seguridad Social


D.N.I. y Pasaporte

Selecciona tu idioma en el icono siguiente

You can read "Almoradi Socialists" in your language.
 

Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.
Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.