Nervios a la izquierda

Angel Luna

El cierre de la Radiotelevisión Valenciana constituye todo un símbolo. No hay mejor ejemplo de la trayectoria de gobierno del PP en esta Comunidad. Desde el clientelismo y el nepotismo que ha multiplicado por tres a la plantilla, hasta la manipulación, el sectarismo, los despilfarros y los delitos que han adornado su gestión, todo ha llevado el sello de ese partido. En el abrupto final de la cadena se condensan la irresponsabilidad por lo perpetrado, la voluntad de recentralizar el poder y la falta de talla de Fabra, que no ha hecho más que acatar órdenes de Madrid. El PPCV está muerto y lo que resulta imperioso es trabajar en la alternativa para que este desastre se acabe cuanto antes.


A pesar de que no son pocos los que han pretendido reducir los debates de la Conferencia Política de los socialistas a la fijación del calendario de primarias y, recientemente, a la cuestión catalana, lo cierto es que la sensatez que aconsejaba abordar una amplia renovación del proyecto se ha impuesto entre la mayoría de los afiliados. Es una paradoja que los mismos que reclamaban una profunda autocrítica, tras la victoria electoral del PP, se olviden de ella desde el momento en que se aborda y se concentren en el siempre mediático tema de los liderazgos y los personalismos.

 

Pero así son las cosas y con estos bueyes hay que arar. A pesar del ruido y de los señuelos, el trabajo se ha venido haciendo y ahí están las ponencias elaboradas. En ellas se pueden encontrar afirmaciones poco complacientes con muchas cosas hechas en el pasado y un conjunto de ideas y propuestas pensadas para el futuro. En una organización progresista, el objetivo de transformar la sociedad nunca puede darse por alcanzado y el esfuerzo de reflexión debe ser permanente. Los documentos aprobados este fin de semana deben tomarse como un punto de partida, como una base o guía sobre la que seguir construyendo una alternativa a la derecha dominante.


Desde fuera del PSOE se ha visto la importancia del proceso emprendido. Personas y grupos de cierta relevancia, provenientes de sectores considerados más a la izquierda, han ofrecido su colaboración para ese impulso de reflexión y debate. Es de agradecer esa sensibilidad para apreciar el alcance de la Conferencia, considerando que muchos de ellos vienen de posiciones muy críticas respecto de las últimas acciones del gobierno de Zapatero. Sin embargo, no se debería perder de vista que el objeto de su ofrecimiento se limita a la participación en una revisión de ideas. Dudo que les hubiera motivado discutir sobre el calendario de primarias, lo que debería ayudar a valorar la oportunidad de las cosas. En estos momentos de crisis, de zozobra política y de hegemonía de la derecha, son necesarias todas las voces para que pueda emerger un discurso potente, requisito imprescindible para atraer la atención de aquellos a los que la desorientación ha llevado a la apatía.


Esta aproximación a los debates del PSOE también ha desencadenado algunas reacciones de rechazo dentro de ese mismo espacio de la izquierda no socialdemócrata. No entiendo estos comportamientos, cuando se trata solamente de participar en una Conferencia. Se diría que algunos no han dejado de soñar con el célebre “sorpasso”, del que hablaba Anguita en los tiempos de la pinza con Aznar. Aquellos que, de forma simplista, sitúan el origen de la crisis en el giro de Zapatero en mayo de 2010, tal vez llegaron a pensar que el electorado no establecería diferencias entre el PP y el PSOE y que los tiempos correrían hacia el hundimiento electoral de ambos, por igual. Una vez más, sorprende ver cómo algunos terminan creyéndose su propia propaganda. El PSOE, en los documentos preparados para este cónclave, ha reconocido muchos errores cometidos en el gobierno, pero de eso a equiparar sus políticas económicas y sociales con las del PP media un abismo, como creo que está entendiendo la mayoría del electorado progresista de este país.


Por si no estaba suficientemente claro, las últimas encuestas serias, incluso los datos directos del CIS antes de la “elaboración” vendida a los medios, ponen de manifiesto que no puede haber un cambio hacia políticas de crecimiento y cohesión social sin la participación de los socialistas. Lo demás son ensoñaciones sin base real. El PSOE sigue siendo mayoritario en el ámbito de la izquierda lo que exige, al menos, una consideración y un respeto.


La creciente complejidad de los entramados sociales, unida a los efectos de la crisis, está produciendo una diversificación de las alternativas políticas. Este fenómeno alcanza ya al ámbito de la derecha que, hasta ahora, se mostraba bastante más agrupado. La fragmentación del espacio político es extraordinaria, lo que está fomentando diferentes procesos y formas de reconfiguración de los proyectos. Todos debemos respeto a los caminos que elige cada cual para construir su propuesta, como debemos respeto hacia la decisión de cada uno de colaborar con quien quiera y como quiera. No se entiende demasiado bien cómo, desde posiciones sedicentemente de izquierdas, se descalifica con ligereza inaudita el camino de rearme ideológico emprendido por el PSOE. Se supone que un proceso de esa naturaleza debería complacer a los que critican la “deriva neoliberal” de los socialistas pues, de alguna manera, vendría a reforzar sus planteamientos de fondo. Sin embargo, parece que algunos no pueden dejar de ver antagonistas a quien combatir donde podrían ver aliados con los que colaborar. Hay nervios que apuntan intereses electorales de corto alcance y que arrojan muchas dudas sobre el contenido final de algunas intenciones.


El PP está haciendo sentir la crueldad de su proyecto, pero los ciudadanos no le van a dar la alternativa al primero que pase por allí. Hace falta una cierta altura de miras para que puedan cambiar las cosas.

 


Ángel Luna González

Licenciado en Derecho, político y articulísta

Ex Conseller Valenciano  (1981-1985)

Senador  (1983-1986)

Diputado en el Congreso  (1986-1991)

Alcalde de Alicante. (1991-1995)

Diputado en las Cortes Valencianas. (Desde 2011)

Vicepresidente de la FEMP

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

LA PRENSA




SERVICIO PUBLICO

TELEFONOS DE INTERES

Ayuntamiento

96 570 01 01

96 570 03 26

Centro de Salud

96 570 01 28

Cruz Roja

96 678 12 22

Telefono del Mayor 

900 10 00 11

Policia Local

96 678 33 86

96 678 16 26

Guardia Civil

96 570 01 28

Bomberos

96 678 22 85

Urgencias

112

Farmacias de guardia en Almoradí


Cita previa Seguridad Social


D.N.I. y Pasaporte

Selecciona tu idioma en el icono siguiente

You can read "Almoradi Socialists" in your language.
 

Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.
Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.