¿POR QUÉ NO VOY A LAS PROCESIONES NI A MISA CON LAS AUTORIDADES?

Francisco Cámara Hurtado

Secretario General del PSOE de Cox

 

Publicado en el Candíl en Noviembre del 2011

En mayo de 2005, dos concejales socialistas publicamos en esta misma revista, en una carta abierta al alcalde, los motivos que nos llevaron a tomar la decisión de no acudir más a actos religiosos como “políticos” y asistir como dos cristianos más. Como últimamente de nuevo he tenido que sufrir cierta incomprensión hacia esa postura y con la finalidad de que se entienda mejor mi decisión, es por lo que trataré de explicarme con un poco más de detalle.

 

Aunque la mayoría de la gente no lo entiende, tengo que decir que yo dejé de acudir a procesiones y a misas en los lugares reservados a las “autoridades” precisamente por motivos religiosos. Cuando hace años acudía a misa con la corporación, siempre daba gracias que en esos días no se leyera aquellos pasajes del Evangelio que decían: “Todo lo hacen para que los vea la gente…; les gusta el primer puesto en los convites y los primeros asientos en las sinagogas; que los saluden por la calle y los llamen maestros….Entre vosotros, el más importante servirá a los demás. Porque el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado” (Mt 23, 5-12).

 

Es verdad que existe una tradición que se institucionalizó en el franquismo por la cual Iglesia y Estado llegaron a configurar un proyecto de orden político, social, cultural y moral de España desde un modelo de integrismo religioso; es el llamado nacional-catolicismo, que llegó a impregnar la vida cotidiana de los españoles y sus efectos continúan presentes todavía en las procesiones, misas con autoridades, hacerse cargo el Ayuntamiento de gastos que deberían ser de la Iglesia o practicar bendiciones de todo tipo (¿qué sentido tiene que hasta una Feria de Comercio tenga que ser bendecida? ¿Alguien se ha preguntado alguna vez por qué se toca el himno nacional al salir o entrar la Virgen a la iglesia o convento? ¿Por qué no tocar el himno valenciano o mejor aún el himno a la Virgen del Carmen?).Yo creo que todo esto son manifestaciones, resquicios de lo que en el pasado significó el nacional-catolicismo.

 

Nuestra Constitución proclama que vivimos en un Estado aconfesional, es decir, no hay ninguna religión que sea la oficial del Estado; el nacional-catolicismo, a Dios gracias, murió y creo que el poder político y la jerarquía de la Iglesia tiene que ir dando pasos en desligarse de este tipo de actuaciones, más aún cuando a veces se observan signos de que esos actos, al igual que en el franquismo, son usados como herramienta política. A este respecto tengo que hacer notar un hecho que observé en mis últimas apariciones en las procesiones: cada vez éramos más los que se situaban detrás de la Virgen, en el sitio de las autoridades. Efectivamente, de la última legislatura de José Pertusa a la primera de Carmelo Rives se observaba un progresivo aumento de gente entre las autoridades (supongo que si el alcalde invita a determinadas personas a presidir con él una procesión, se sentirá alagada y acudirá); si a esto se le añade el desafortunado comentario de un concejal –que me reservo decir su nombre- que dijo que “las procesiones dan votos”, todo esto supuso que definitivamente tomara la decisión de no asistir más, pues como católico practicante no puedo tolerar que una manifestación religiosa pueda ser utilizada para fines políticos.

 

Contaré también una anécdota que hizo que comenzara a plantearme que tenía que dejar de asistir también a las misas en mi condición de político y asistir como un cristiano más. Fue una misa de año nuevo –del año 2003 si no me falla la memoria- a la que acudí con mi hija Alba que entonces tenía cuatro años. Tras los deseos de felicidad para el año nuevo que nos dimos los concejales y otras personas que acudimos a la sacristía, llegó la hora de comenzar la misa y todos comenzaron a salir y a ocupar los primeros bancos reservados a las autoridades. Yo y mi hija nos quedamos los últimos por salir; cuando me acerqué al banco donde se supone que como concejal me tenía que sentar, el banco estaba todo ocupado ¡a rebosar! Busqué sitio en el segundo banco y en el tercero también reservado a autoridades; tampoco hubo suerte, estaba todo ocupado. Nadie se movía de su sitio.

 

El dilema era de narices, absurdo, surrealista:¿le decía a alguna de las personas que no eran concejales –pero que habían sido invitadas- que me dejaran el puesto que como autoridad me pertenecía (lo que hubiese sido una postura de soberbia por mi parte y una humillación para el otro, -poco cristiano, ¿no?-), ¿o me daba la vuelta y me quedaba de pie como tantas otras personas? Decidí quedarme de pie con mi hija. Cuando José Pertusa se percató de la situación vi de reojo que se levantó. No sé que hizo pero tras unos instantes se dirigió a mí y me ubicó en un banco.

 

Esta anécdota creo que nos puede ayudar a pensar muchas cosas a los que nos dedicamos a la “cosa pública”, más aún si somos cristianos, como por ejemplo: si el mismo Jesús denuncia la altivez de los fariseos que buscan los primeros puestos en las sinagogas ¿Qué sentido tiene que hagamos lo mismo? ¿Qué añaden las autoridades a una misa o a una procesión? ¿O NO SERÁ QUELA MISA Y LA PROCESIÓN SÍ AÑADEN COSAS A LAS AUTORIDADES, como por ejemplo, notoriedad, distinción, altivez? (justo lo contrario de los valores cristianos) ¿Ocurriría algo malo si desapareciera esa tradición? ¿Por qué “obligar” a concejales que no son practicantes a asistir a esos actos? ¿Qué sentido tiene que algunas autoridades que no son practicantes acudan a esas misas más señaladas? ¿Se ha pensado que alguna vez pudiera haber un/a alcalde/sa ateo/a? ¿Por tradición debería de acudir también a misa? Si somos representantes del pueblo ¿esa representación hay que llevarla hasta la religión?, ¿Cómo representamos entonces a los evangelistas u otras ramas protestantes que también hay en el pueblo?¿o cómo representamos a los ateos?

 

Soy consciente que lo que estoy diciendo a muchos no les parecerá políticamente correcto; algunos se alegrarán de esta postura, tanto desde el PP como de la izquierda (pero por motivos diferentes), a otros no les parecerá bien, a otros les será indiferente, etc.

 

Sólo he querido explicar mi posición particular que, por supuesto, no es una posición del partido pues cada uno puede hacer lo que quiera en éste sentido. Cada uno tiene que tratar de ser coherente con lo que cree; lo que he escrito es lo que me dicta el corazón pensado desde mi fe. Sé que las tradiciones pesan mucho, pero éstas no pueden ser nunca una losa que impida cualquier cambio; al fin y al cabo, una tradición comienza un día y deja de serlo cuando empieza otra.

 


Francisco Cámara Hurtado

Secretario General del PSOE de Cox


(Autorizado por el autor a socialistasdealmoradi.es )

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    José Manuel Rodríguez (viernes, 08 noviembre 2013 15:01)

    Totalmente de acuerdo contigo compañero. Una cosa es la espiritualidad y otra la religión, y esta última como institución de hombres ha sido históricamente un medio de "control social"; y antropológicamente es una perpetuación del poder de macho sobre la hembra (natalidad, aborto, matrimonio....)

  • #2

    Manuel Quesada Lara (sábado, 16 noviembre 2013)

    No puedo estar más de acuerdo. Yo no voy a misa, no voy a las procesones ni a las romerías como concejal. Este año no he asistido ni al Pregón de Fiestas porque no me han ibnvitado...
    Pero yo me pregunto ¿por qué no se consideran igual todas las religiones?. En un Estado verdaderamente laico debería ser asi. Imagínate que yo, que soy agnóstico, fuera evangelista, budista o protestante ¿No tendría los mismos derechos?. Esto es una vergüenza, así que no sé como no van algunos alcaldes bajo palio, como el Paco de los huevos.... AMÉN.

LA PRENSA




SERVICIO PUBLICO

TELEFONOS DE INTERES

Ayuntamiento

96 570 01 01

96 570 03 26

Centro de Salud

96 570 01 28

Cruz Roja

96 678 12 22

Telefono del Mayor 

900 10 00 11

Policia Local

96 678 33 86

96 678 16 26

Guardia Civil

96 570 01 28

Bomberos

96 678 22 85

Urgencias

112

Farmacias de guardia en Almoradí


Cita previa Seguridad Social


D.N.I. y Pasaporte

Selecciona tu idioma en el icono siguiente

You can read "Almoradi Socialists" in your language.
 

Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.
Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.