DE LA COCINA A LA CULTURA

Manuel Quesada

Era tradicional la indigna frase de “la mujer con la pata quebrada y en casa” o más rápidamente decir que “la mujer, a la cocina”. Era producto del machismo inherente a la dictadura y a una sociedad jerarquizada y organizada por los hombres `y sólo para los hombres.

En las escuelas, mientras los chicos hacían gimnasia o jugaban al fútbol o al baloncesto, ellas hacían Corte y Confección y en los casos más sofisticados, orientaciones sobre las labores domésticas, la cocina, etc.… Toda la función femenina se limitaba al cuidado de la casa, de los hijos (porque su único porvenir era casarse) y del marido, naturalmente.

Poco a poco, allá por los años 70 y 80, la cosa fue cambiando lentamente, sobre todo a causa de que las chicas empezaron a estudiar e incluso a ir a la Universidad y, claro, ya se sabe que la cultura cambia mucho las cosas. Ya no eran tan ignorantes ni tenían tanto miedo que no hallaran otro camino que el sometimiento.

La cosa ha cambiado, pero no tanto, no te creas…

Aunque la incorporación femenina al mundo del trabajo ya es una realidad incuestionable, también es una cierto que, en la mayoría de los casos, se ha producido en unas condiciones de absoluta precariedad en relación a los hombres. Salarios más bajos por el mismo trabajo y las mismas condiciones laborales, promoción profesional mucho más reducida y, sin duda, mayor exigencia en todos los sentidos en línea a que tienen que demostrar que valen, mientras a los hombres (como el valor, ja ja) se les considera por supuesto.

En cuanto a la ocupación de puestos de responsabilidad en Consejos de Administración, Cargos Directivos, etc.… los están ocupando, como mucho, en proporción de uno a diez, o quizá menos…

Tienen más facilidad en el ejercicio profesional libre, pero limitándose a determinadas profesiones, casi siempre de letras, porque en las de ciencias les está costando más entrar. No por dificultades personales, sino porque ahí están los espacios mucho más cerrados a admitir su participación. De los oficios, no hablemos, porque se van incorporando a ellos con extraordinaria dificultad..

Lo que, subliminalmente parece que se les está reservando es mayor presencia en la cultura. Escritoras, directoras de cine (algo menos), artistas, etc.…

Claro, date cuenta de que la cultura, por el mismo efecto de ese concepto tradicional, se la viene considerando una “María” no declarada ni reconocida oficialmente como tal.

Pero el universo masculino de lo que no se está dando cuenta es de que con el tiempo, es decir, a largo plazo, la cultura es la que diseña el “modus vivendi” porque, a la postre, el pensamiento y la creación es la base del desarrollo, una cosa parecida a la investigación, quiero decir…

Y el hombre, dedicándole sin apenas proponérselo estos espacios a las mujeres, con la excusa de que son tareas de menor esfuerzo físico, lo que no aprecia es que son ellas las que están elaborando el futuro sin que nos demos cuenta.

Antes lo estábamos porque ellas, que son más inteligentes que nosotros, se las apañaban para controlar y hasta para decidir lo que habíamos de hacer en cualquier aspecto. Pero ahora que ya están de facto en es estudio y la preparación de los asuntos, no te quiero contar…

Y me parece muy bien, porque defiendo a ultranza la igualdad, pero me asombra que el común de los varones no se dé cuenta de este asunto, y esté tan confiado, precisamente porque su prepotencia no le permite siquiera percatarse de la realidad presente y futura.

Algunas veces, para tratar de ilustrar este dominio que siempre ha tenido la mujer sobre el varón, solía yo plantear que viéramos como en las antiguas esculturas, sobre todo las egipcias, representaban al faraón, sentado en su trono y a la madre o a la esposa, a su lado, de pié y cubriéndole los hombros por la espalda en señal inequívoca de `protección, ayuda y seguridad.

¿Quién dominaba?. A mí que no me lo digan, que yo ya lo sé.

 

La concesión del Premio Nobel a una mujer canadiense y del finalista y el segundo premio del Planeta, también a dos mujeres, me ha invitado a esta reflexión.

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Miguel Gras (martes, 22 octubre 2013 23:00)

    Por supuesto que estos tipos así piensan, como en la época del dictador, era pecado hacer el amor si no tenías dinero para ponerle un discreto piso a la querida.

LA PRENSA




SERVICIO PUBLICO

TELEFONOS DE INTERES

Ayuntamiento

96 570 01 01

96 570 03 26

Centro de Salud

96 570 01 28

Cruz Roja

96 678 12 22

Telefono del Mayor 

900 10 00 11

Policia Local

96 678 33 86

96 678 16 26

Guardia Civil

96 570 01 28

Bomberos

96 678 22 85

Urgencias

112

Farmacias de guardia en Almoradí


Cita previa Seguridad Social


D.N.I. y Pasaporte

Selecciona tu idioma en el icono siguiente

You can read "Almoradi Socialists" in your language.
 

Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.
Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.