España en llamas

Manuel Quesada

Además del repetido desastre de cada verano por cuanto los incendios arrasan y se llevan por delante miles de hectáreas de monte fértil que tardará un centenar de años en recuperarse, sufrimos otro desastre: el de la situación política, económica, social y de toda índole en que está cayendo nuestro país sin que parezca que, como en el caso de los incendios, se pueda esperar rectificación adecuada ni recuperación a corto plazo.

 

Por más que nos digan que la recuperación se está iniciando no es más que una de las burdas mentiras que estamos sufriendo día a día y que no hacen más que incrementar la desconfianza de los ciudadanos y la desesperación de los más afectados que sienten que importan bien poco o nada a los gestores públicos que son los que han de poner solución a los problemas.

 

Seis millones de parados es una cifra escalofriante a la que, por más que nos estamos acostumbrando, no nos podemos resignar, porque no podemos salir adelante si no se genera empleo, estimulando la inversión y creando circunstancias positivas para la activación de la economía, Pero los que tienen que hacerlo no hacen más que ahogarnos con recortes, medidas de emergencia económica y ataques al bienestar social incapaces de coger el toro por los cuernos..

 

Entre estas medidas no se encuentra ninguna por la que ellos participen como podría ser una radical rebaja de las asignaciones de los ministros y demás altos funcionarios, la una reducción espectacular de tantos cargos públicos que ni dios comprende a qué se dedican y la eliminación de asesores, tiralevitas, mamones y aprovechados que componen una corte impresentable de chupópteros que nos están arruinando la vida.

El PSOE acaba de presentar en el Parlamento, para una proposición no de Ley, creo, un informe en el que asegura que tres de cada diez niños se van con hambre cada noche a la cama y a la mañana siguiente acuden a la escuela sin haber podido desayunar. Lo que indicaría que el treinta por ciento de la sociedad se encuentra por debajo del umbral de la pobreza, y reconocidos estudiosos y economistas aseguran que, de continuar con la política económica de este Gobierno, toda basada en recortes y más recortes, dentro de diez o quince años la pobreza en España alcanzará, al menos, al cuarenta y ocho por ciento de la población. Estos datos parece que están basados en estudios realizados por UNICEF, nada menos.

 

Acaban de aprobar de tapadillo, con nocturnidad y alevosía una disposición mediante la que los enfermos más graves de cáncer, hepatitis C etc… que tienen que recoger sus medicinas directamente de la Farmacia del Hospital, tendrán que pagar un diez por ciento de su importe para que el Estado “ahorre” una importantísima cantidad de dinero que, quién sabe si servirá para apoyar financieramente de nuevo a los bancos que de nuevo las están piando tras habérsenos asegurado que la inyección económica de cuarenta millones de euros que “recuperaríamos” ya se les ha perdonado por el Gobierno.

 

En el orden político, el tinglado que se está liando con el asunto catalán no es un juego de niños y, sépase que el motivo principal está en la financiación autonómica (la pela es la pela), asunto que un buen gobernante ha de ser capaz de negociar sin ocasionar la crispación que se está creando y que nadie sabe hasta dónde puede llegar. Y me muero de la risa cuando escucho esta misma noche que Esperanza Aguirre, nada menos, se da un paseo por Barcelona asegurando que los catalanes ciernen toda la razón, como si ella estuviera en otra galaxia en lugar de en el propio comité ejecutivo del PP. ¿Duda alguien que esta individua se está buscando el puesto?.

En el orden social, la cosa no puede estar más preocupante: hoy mismo los afectados por la estafa de las preferentes, informados de que Rodrigo Rato ha sido contratado para un puesto de Asesor por Emilio Botín, han acudido a la Audiencia Nacional cuando iban a ir para comparecer altos cargos de las Cajas para declarar cuando a poco se lían a palos con ellos.

En estos días los Colegios, Institutos de Enseñanza Media y Universidades celebran la apertura del curso escolar con tremendas manifestaciones en las que participan alumnos y profesores para protestar, una vez más, por los recortes que están impidiendo el acceso a la enseñanza de miles de alumnos, crean unas condiciones docentes inimaginables al haberse aumentado el número de alumnos por aula y contarse con un número muy inferior de profesores que en el curso anterior.

 

Los trabajadores de la sanidad están día tras día en la calle reclamando la paralización de las privatizaciones de hospitales y un tratamiento más adecuado en recursos para poder atender las necesidades reales.

En medio de todo este tinglado, día a día, los ciudadanos tenemos que presenciar innumerables desfiles de políticos y altos c argos entregados a la corrupción y que están convirtiendo los juzgados en “su propia casa”. Menos mal que algunos jueces están portándose y algo se está consiguiendo, pero no hay que fiarse porque como el que se mueve no sale en la foto, tras Garzón puede que haya otros que paguen bien cara su “osadía”.

Y para colmo, la Jefatura del Estado está que echa agua por todos lados, con la infanta semi-imputada, el yernísimo más cazado que una liebre y Su Majestad que no se tiene en pié, que ya empiezan a indicar que no se recupera y que, de puro nervioso, esta misma mañana le ha soltado a un diputado catalán que le indicó que escuchara la voz de Cataluña, de muy mal tono que él no consiente que le repliquen. Pa qué, pa qué.

Una sociedad que ya le ha perdido el respeto y la consideración a las Instituciones, que no espera nada del Gobierno ni del resto de dirigentes políticos, que piensa que los Partidos no son más que “clubs de amiguetes” donde se cuecen las habas y se apañan todas las historietas, que los sindicatos son como el padre de familia que está perro como si no estuviera, que la Iglesia no es más que un grupo de personas, sujetos de privilegios que hacen de todo menos labor pastoral, y que aquí ya no queda más remedio que irse al extranjero a buscarse la vida, no es más que UNA SOCIEDAD ENFERMA, maltratada y que ya no le queda ni la menor esperanza de mantener el tan traído y llevado “estado de bienestar” que con tanto sacrificio hemos forjado durante años y años.

 

La vedad es que ¿quién sabe lo que va a pasar?. Lo que es seguro es que así no podemos aguantar, y que no tiene nadie: ni el Gobierno, ni la Oposición, ni nadie fórmulas para salir de este atolladero. Digan lo que digan.

De modo que se me ocurre que la única salida es iniciar una nueva TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA, esta vez sin miedos, temores ni complejos. Poniendo toda la carne en el asador y renovando absolutamente todas las estructuras del Estado, de la representación política, sindical, empresarial, y hasta los órganos judiciales.

Casa nueva para una nueva vida. O morir, morir de inanición, que es lo que podemos esperar.

 

Manuel Quesada Lara

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

LA PRENSA




SERVICIO PUBLICO

TELEFONOS DE INTERES

Ayuntamiento

96 570 01 01

96 570 03 26

Centro de Salud

96 570 01 28

Cruz Roja

96 678 12 22

Telefono del Mayor 

900 10 00 11

Policia Local

96 678 33 86

96 678 16 26

Guardia Civil

96 570 01 28

Bomberos

96 678 22 85

Urgencias

112

Farmacias de guardia en Almoradí


Cita previa Seguridad Social


D.N.I. y Pasaporte

Selecciona tu idioma en el icono siguiente

You can read "Almoradi Socialists" in your language.
 

Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.
Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.