LA IGNORANCIA DE LA CIUDADANÍA

José M. Rodríguez "Colmenero"

Una de las críticas que se realiza en contra de la democracia es la que arguye e invoca una supuesta ignorancia de la ciudadanía sobre decisiones políticas a tomar, y que les afectan, todo ello basado en la falta de conocimientos técnicos y económicos.

 

El argumento que se intenta esgrimir, por parte de las élites políticas y por las clases poderosas, es una vieja idea del pensador griego Polibio, el cual definió como "Oclocracia ó gobierno de la muchedumbre; es decir: tiranía de las mayorías incultas y uso indebido de la fuerza para obligar a los gobernantes a adoptar políticas, decisiones o regulaciones desafortunadas".

 

A los poderes oligárquicos  y a las élites políticas les interesa muchísimo extender esta idea de la "ignorancia de la ciudadanía", para convencernos que  esa ignorancia es la que se convierte en autoridad de un populacho corrompido y tumultuoso,  y por tanto nunca el gobierno de un pueblo.

 

Es un argumento muy manido cuando la clase gobernante (el PP), intenta descalificar los resultados de las consultas, asambleas y manifestaciones de los ciudadanos, que de una forma legítima desean expresar su repulsa ante las reformas del ejecutivo. Y esto sucede porque no desean abrir espacios hacia una profundización de formas más democráticas, más participativas, más directas en oposición a las formas políticas que ellos controlan: la democracia participativa.

 

No desean tomar en consideración lo que el pueblo expresa sobre una ley injusta con respecto a la cual no ha sido consultado y que a través de sus movilizaciones manifiesta su soberanía popular. Por esa razón la clase política, para mantener su statu quo intenta promover la "ignorancia de la ciudadanía" para lograr objetivos personales, sustentando sus demagogias, apelando a las emociones, a los miedos y esperanza de las gente para seguir manteniendo su apoyo popular, y en último caso utilizando su gran arma política: el uso intensivo de la propaganda.

 

No faltarán medios económicos (la derecha los tiene), para realizar una apropiación de los medios de comunicación de masas (ya lo hicieron con TVE), y una distorsión en los medios de educación; siendo su objetivo último la "desinformación política".

 

 Ya en la antigüedad pensadores como Aristóteles o Tocquevilles había advertidos de este tipo de clase política (los oclócratas), que eran aquellos que su objetivo era mantenerse en el poder de forma corrupta, engañando al sector más ignorante de la sociedad, hacía el que volcaban todas sus energías manipuladoras y propagandísticas (y eso que en aquellos tiempos no había subidas de IVA).

 

Estas acciones son desbastadoras, porque lo que pretende es que esta "ignorancia" se traduzca en abstención en unas elecciones, dando lugar a que ciertos sectores vean a los sufragios como una «mentira» para el pueblo.

 

Es cierto que a veces hay una abstención debido al desconocimiento de temas y programas políticos y otras es por no convencer a los votantes el sistema, los partidos, o alguno de sus candidatos. Es difícil cuantificar una línea entre la abstención por ignorancia y la abstención por protesta; en cualquier caso la manipulación de la ignorancia está ahí.

 

Para evitar esas manipulaciones del argumento de los no-demócratas, con respecto a la "ignorancia de la muchedumbre", hay que decir que deben existen leyes que obligan a proporcionar información a los ciudadanos mediante Boletines Oficiales u mediante sentencias judiciales sobre decisiones políticas y otros instrumentos que no vienen al caso.

 

Hay que decirles a nuestros políticos, que uno de los más fuertes principios democráticos es que todo pueblo tiene derecho a equivocarse y que siempre es mejor cuando el error es asumido por todos, como parte de un colectivo, que  no cuando éste es culpa de unas pocas personas expertas (políticos), que podrían a pesar de todo equivocarse, o incluso actuar según intereses políticos ajenos a la mayoría de ciudadanos.

 

Como diría John Rawls, en su libro Teoría de la Justicia:

Esa muchedumbre silenciosa son seres racionales situados bajo un velo de ignorancia que se pondrían de acuerdo para establecer unos principios generales de la justicia.

 

Y no señores del PP, no somos muchedumbre, masa o gentío, somos multitud. No somos un ente confuso o irracional, y aunque no encarnamos una "voluntad general", si representamos a una "voluntad de todos" o "voluntad de la mayoría, y no queremos que el poder pase de los políticos a los demagogos.

 

No somos el pueblo, pero somos parte del pueblo.

 

José M. Rodríguez "Colmenero"

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Miguel Gras (viernes, 20 septiembre 2013 23:31)

    Lógicamente ya se preocupan de que los ciudadanos sean lo más ignorante posible, interviniendo los medios de comunicación ó recortando en la educación etc.

LA PRENSA




SERVICIO PUBLICO

TELEFONOS DE INTERES

Ayuntamiento

96 570 01 01

96 570 03 26

Centro de Salud

96 570 01 28

Cruz Roja

96 678 12 22

Telefono del Mayor 

900 10 00 11

Policia Local

96 678 33 86

96 678 16 26

Guardia Civil

96 570 01 28

Bomberos

96 678 22 85

Urgencias

112

Farmacias de guardia en Almoradí


Cita previa Seguridad Social


D.N.I. y Pasaporte

Selecciona tu idioma en el icono siguiente

You can read "Almoradi Socialists" in your language.
 

Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.
Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.