DISCULPE, MAJESTAD

MANUEL QUESADA
LARA

Con el derecho que me concede el ser español, y -aunque republicano- por ser demócrata, haber aceptado de buen grado su Jefatura de este Estado porque ha sido decidida por el voto mayoritario de los españoles, por única vez en nuestra historia, y porque para el planteamiento que se hizo en su día, estuvieron de acuerdo todas las “sensibilidades políticas aceptables” que, aunque no le conocían, confiaron en que era el mejor remedio para salir sin traumas de una dictadura tan larga como penosa para nuestro pueblo.

Quiero manifestar también, que su intervención en el desenlace del intento de Golpe de Estado que vinieron a realizar miembros de la Guardia Civil aquél 23F., ha sido un salvoconducto que le ha pertenecido desde entonces, a título personal en reconocimiento a su lealtad con este pueblo, si es que la Historia, años más adelante, no se encarga de enmendar la plana y convierte este reconocimiento en leyenda.

En cualquier caso, estas son sus credenciales y, como es lógico, han de servir de preámbulo a la exposición que, de su agrado o no, le voy a realizar.

No sólo en España, sino en el mundo entero, se está produciendo una transformación social de enormes dimensiones, que obliga a los ciudadanos a estar muy al día y a los dirigentes a afinar mucho, porque enseguida se desentona.

Estamos sufriendo en nuestro país una verdadera oleada de corrupción, que afecta a casi todas las organizaciones, estamentos e instituciones, y puede que ni siquiera su Casa quede libre de sospechas.

El hecho es enormemente grave y enormemente preocupante. ¿No le parece?.

Junto a esta realidad, se produce una distancia abismal entre la sociedad nuestros gobernantes y dirigentes políticos, en general, ya que cada uno arrima el ascua a su sardina sin miramientos, y –la verdad- no estamos para estas bromas, con la que está cayendo.

En cuatro días nuestro Gobierno se está cargando todo cuanto hemos conquistado con enorme esfuerzo en los treinta años de democracia, eso a lo que ha venido en llamársele “estado de bienestar”. Y, de este modo, los ciudadanos observamos como se nos va al traste la educación, la sanidad, los servicios sociales y cuanto es verdaderamente necesario, sólo porque la denominada “troika” es quien tiene los pantalones y nos lleva por donde le da la gana, es decir, al son de los mercados.

Pero, Majestad, el pueblo, su pueblo, que es quien tiene la soberanía como reza en la Constitución, está harto ya de estar harto y puede pasar cualquier cosa en cualquier momento.

No olvide Vd. que fue precisamente en España, en Madrid y en la Puerta del Sol donde se produjeron los primeros brotes de indignación al hilo de la publicación del famoso libro de Steven Hessel y desde nuestro Km. 0 se extendió la movilización a muchas de las más importantes capitales del mundo.

El personal no está dispuesto a seguir aguantando y los últimos ejemplos que se están produciendo en Turquía o en Brasil son aún más preocupantes, porque ya van acompañados de una enorme violencia. El mundo con las nuevas tecnologías, las comunicaciones y demás medios ya cabe en un pañuelo. Lo que pasa en el otro extremo del mundo puede ser un ejemplo para todos.

No es preciso más que tener una extrema necesidad y en España la tenemos. ¡Vaya si la tenemos!.

Ya son millones las personas que no tienen ningún ingreso porque perdieron su trabajo hace tiempo, se le han agotado las prestaciones por desempleo, y a verlas venir…

Familias enteras, por miles, sin que tenga trabajo alguno de sus miembros.

Lo que se está haciendo con los dependientes es un crimen, un crimen de lesa humanidad, porque ellos, que son los más débiles y necesitados, son los primeros que se están quedando sin el menor recurso siquiera para pagarse las medicinas que les son más que imprescindibles.

Los estudiantes, en número verdaderamente importante, se dice que unos treinta mil, no podrán matricularse en el próximo curso porque entre lo que les han subido las matriculas, los recortes en las becas y la delicada situación económica de muchas familias, no pueden costearse los estudios. Lo cual redunda en una
pérdida lamentabilísima de lo más importante con que debe contar un país: la
cultura y la preparación de sus ciudadanos.

En la sanidad, como se está privatizando todo cuanto es rentable y se queda para los servicios públicos cuanto resulta deficitario, está ocasionando por una parte, que sólo va a poder ser atendido quién se lo pueda permitir económicamente y por otra que, al no existir compensación económica en el sector público se va a producir un agujero deficitario más a añadir a lo que sufrimos por otros conceptos.

Peligran las pensiones y ya, hasta el Gobernador del Banco de España se ha puesto a “vender” los planes de pensiones para echarle una manita a los Bancos que, además de haber sido los únicos bien tratados desde que empezó la crisis, han sido uno de los principales responsables de la situación en que nos encontramos y encima además de permitírseles los beneficios que quieran se sigue consintiendo que sean los que, efectivamente dirijan el `país.

¿Y las “preferentes”?. ¿Se morirán la mayoría sin recuperar lo que les han robado?

Y así hasta nunca acabar.

Así es que, Majestad, fíjese Vd. si el pueblo español tiene motivos para estar más que harto.

Por si fuera poco las “sorpresas” que recibimos a diario de casos de corrupción de políticos y demás calaña (entre los que se encuentran ¡válgame! exmiembros de la mismísima Casa Real que Vd. lidera) nos llevan a la conclusión, ineludible, de
que algo hay que hacer, porque los que le rodean. ni quieren, ni pueden y quizá
ni saben hacer nada más que chupar y chupar. Por más que a muchos de ellos se
les haya elegido democráticamente., habrá que hacer algo, no le parece?. ¿O es
que todos tienen `patente de corso?.

Y si le parece exagerado cuanto le estoy diciendo, mire como abuchearon ayer a su esposa, acompañada de un ministro ¿? en el Teatro Real y hoy mismo, a ella sola en el Auditorio Nacional, a pesar de que –probablemente- de entre todos Vds. sea la que menos culpa tiene.

Pero Sr., la gente cuando está crispada, ya no mira nada…

Recuerde que su abuelo salió del país de una patada en el culo según portada de la revista La Traca de la época y sepa Vd. que si es cierto que el Rey reina, pero no gobierna, también lo es que se debe al pueblo, al pueblo soberano, y me parece que su primera obligación es protegerle de toda esa “corte” que no están haciendo más que vendernos a todos a cualquier precio.

Si a pesar de todo cumpliera Vd. con esta obligación suya, que Dios* se lo premie pero si no, por favor, que se lo demande.



                                                      MANUEL QUESADA LARA


(*) No creo en Dios, pero creo que Vd. si,. y por eso lo digo.

Escribir comentario

Comentarios: 0

LA PRENSA




SERVICIO PUBLICO

TELEFONOS DE INTERES

Ayuntamiento

96 570 01 01

96 570 03 26

Centro de Salud

96 570 01 28

Cruz Roja

96 678 12 22

Telefono del Mayor 

900 10 00 11

Policia Local

96 678 33 86

96 678 16 26

Guardia Civil

96 570 01 28

Bomberos

96 678 22 85

Urgencias

112

Farmacias de guardia en Almoradí


Cita previa Seguridad Social


D.N.I. y Pasaporte

Selecciona tu idioma en el icono siguiente

You can read "Almoradi Socialists" in your language.
 

Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.
Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.