SON VIOLENTOS PORQUE ESTAN DESESPERADOS

Manuel Quesada Lara.

SON VIOLENTOS PORQUE ESTAN DESESPERADOS (Mahatma Gandhi)

 

Supongamos que tengo una necesidad importante, perentoria, de urgente solución, pero no encuentro salida…

Supongamos que esta necesidad afecta directamente al bienestar, la educación y la salud de mi familia, de mi mujer y mis hijos…

Y en mi desesperación me quiero manifestar ante quienes pueden resolverme el problema, pero estos no quieren escucharme…

 

Supongamos que a causa de mis problemas, mi economía se viene abajo, ya no puedo mantener el rol de vida que me impuso la mecánica vital de mi entorno social porque perdí mi trabajo,. No encuentro empleo, no puedo pagar mi hipoteca y empiezo a ser perseguido, acosado día a día y a todas horas por el banco….

 

Hay crisis, muchos otros vecinos y ciudadanos se encuentran en las mismas circunstancias y, claro, comentamos, nos unimos y juntos nos manifestamos pero nadie nos hace caso…

No tenemos otra salida, tenemos que defendernos…

 

Todos nos comprenden, muchos nos apoyan, pocos nos acompañan pero nadie, absolutamente nadie puede hacer nada para resolvernos el problema. No contamos más que con nuestra solidaridad y nuestra unidad. Pero con eso no solucionamos nada. Hay que ir más allá…

 

Hay que dirigirse a los poderes públicos, políticos y administrativos del país, que son los únicos que pueden resolver nuestros problemas. Son los que deben hacerlo, porque han sido sus políticas antisociales las que nos han llevado a esta situación.

 

Así que nos organizamos e incrementamos nuestras movilizaciones, conseguimos el apoyo firmado por millón y medio de ciudadanos y nos dirigimos al Parlamento en solicitud de que se promulgue una Ley que resuelva, al menos, el problema de la falta de viviendas porque son muchas familias las que cada día PIERDEN SU CASA POR NO PODER PAGAR LA HIPOTECA.

 

Ya son niños, ancianos, discapacitados, legión de personas sin recursos y sin medios para resolver el enorme problema que sobreviven gracias a la ayuda de familiares y amigos, comen gracias a la caridad de las organizaciones humanitarias y temen que, de continuar así (que no cabe pensar otra cosa), pronto llegará el momento en que ni de esta forma podremos sobrevivir….

 

Sabemos que hay miles y miles de viviendas vacías, desocupadas, mientras estamos en la calle…

Sabemos que los bancos y las grandes empresas, todos los sectores especulativos van obteniendo cada vez más beneficios a costa de nuestra miseria y nuestra desgracia, y sabemos que esto no es suficiente para que se tomen medidas de solución a nuestros problemas…

 

Se sigue destruyendo empleo, cada vez más. Se sigue desahuciando a los más necesitados, que se quedan en la calle, empiezan a producirse suicidios, pero nadie hace nada…

 

El Parlamento pretende ningunearnos con engaños para que la Ley que hemos solicitado salga a la medida de los intereses especulativos de los bancos, las grandes empresas y los grandes capitales…

Empezamos a cabrearnos, más aún si cabe, pero nadie modifica actitudes…

 

Pensamos en ir a la casa de los diputados que sospechamos votarán en contra de nuestras propuestas, evitando la resolución de nuestros problemas. Queremos que sus vecinos conozcan, de nuestra voz, nuestras necesidades y la actitud de estos señores que se sientan en el Parlamento con el poder que les ha otorgado nuestro voto, nuestra confianza…

 

¡Peligro!. Suenan todas las alarmas….

A pesar de nuestra actitud pacifica, nos tratan como a delincuentes, nos agobian con la presencia de enormes dotaciones de policía, muchos de ellos dispuestos a “dar palos” como en tiempos de la dictadura…

Nos desesperamos, y en nuestra desesperación es inevitable que presentemos ciertas, muy leves actitudes violentas, únicamente verbales, contra los que sabemos culpables de nuestra situación y que además no muestran la menor intención de remediarla…

Nos comparan con las hordas fascistas y nazis de la Segunda Guerra Mundial en Alemania o en la Argentina de Videla…. ¡Vaya hombre!.

 

Nos cabreamos y, claro, nos desesperamos, no vemos solución y sin embargo somos maltratados.

Mientras aguantamos se ríen de nosotros y hasta nos insultan con sus comparaciones malintencionadas y deshonrosas…

 

No le vemos salida…

 

Ante tanta provocación, nos desesperamos, perdemos la calma, no queremos ser violentos, pero, de continuar así… ¿Cuánto aguantaremos?.

 

No lo sabemos, pero si estallamos, nos dará igual que nos llamen violentos, atacaremos, y entonces será el gran problema.

 

Están a tiempo pero lo están perdiendo…

 

No nos representan, no atienden a su responsabilidad y nos estamos hundiendo…

¿Quiénes serán culpables si estalla la violencia?

Escribir comentario

Comentarios: 0

LA PRENSA




SERVICIO PUBLICO

TELEFONOS DE INTERES

Ayuntamiento

96 570 01 01

96 570 03 26

Centro de Salud

96 570 01 28

Cruz Roja

96 678 12 22

Telefono del Mayor 

900 10 00 11

Policia Local

96 678 33 86

96 678 16 26

Guardia Civil

96 570 01 28

Bomberos

96 678 22 85

Urgencias

112

Farmacias de guardia en Almoradí


Cita previa Seguridad Social


D.N.I. y Pasaporte

Selecciona tu idioma en el icono siguiente

You can read "Almoradi Socialists" in your language.
 

Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.
Si estas afectad@ por la ley hipotecaria clika en el logo y te informaremos.